¿Cómo danza un retailer?

¿Cómo danza un retailer?


A nadie le importa si no puedes bailar bien. Levántate y baila. Los grandes bailadores son muy buenos por su pasión.-Martha Graham.

¿Qué tenemos que aprenderle los retailers a la danza? La experiencia, la libertad, el ensayo y la verdad escénica.

La primera vez que toqué un escenario, la adrenalina invadió todo mi cuerpo y esperaba que todos los que me veían les invadiera también. Era tan auténtica en la pista como nunca lo había sido en mi vida, me sentí por primera vez libre y cuando pude mirar al publico supe que ellos también estaban recibiendo la historia que les quería contar. Todo esto viene al caso porque cuando estoy planeando una estrategia nueva pienso en un nuevo escenario con una nueva coreografía, lista para ensayar y volverlo a hacer hasta que sea perfecto.

Portales WiFi para tu tienda

http://giphy.com/gifs/turbotax-dance-tax-taxes-3otO6o0ZRoEMrEzX4k

¿Cómo danza un retailer?

  1. Planea. Define su coreografía y la mira muchas veces hasta que cuadra perfecto con la música, esto se traduce en estrategia en definir los pasos a seguir y crear el ambiente propicio en la tienda para transmitir la sensación que invite a tus clientes a comprar.
  2. Ensaya. Hace ajustes a su coreografía una y otra vez conforme observa la reacción real de los movimientos. Un retailer observa su estrategia como si cada detalle fuera un paso que a veces cae bien y a veces en falso. También puede probamos antes de lanzar nuestra estrategia.
  3. Baila. Presenta y se apropia de cada instante. Busca una experiencia redonda que pueda llegar a cada rincón de tu retail.
  4. Da libertad. Deja que los otros bailen también, con los ojos, con sus pies, con sus pensamientos, como puedan pero que todos se sientan libres de bailar, de elegir, de moverse, de cambiar. Si logras que tus clientes se sientan libres de preguntar, probar y jugar con la experiencia, los estás haciendo bailar.

El Día Internacional de la Danza esta aquí para recordarnos a todos, incluso a los que no movemos mucho los pies, que la danza es una metáfora infinita y vale la pena usarla en nuestra vida.