De la experiencia inmersiva o el nuevo tipo de marketing

De la experiencia inmersiva o el nuevo tipo de marketing


La innovación es lo que distingue a un líder de quienes lo siguen.”

–Steve Jobs

La publicidad mueve al mundo. Desde los más mínimos impulsos, hasta los deseos más complejos, la humanidad vive en un momento en el que la verdad es ésta. ¿Se deberá a las altas tazas de consumismo? ¿Estará asociado con los cada vez más sofisticados métodos de producción? La realidad es muy compleja y tal vez, la respuesta a tan fascinante incógnita aún no exista; sobre todo porque ahora hay una pregunta más importante y que todo empresario necesita hacerse: ¿cómo lograr que la publicidad  llegue al público?

art design GIF

A diferencia de la otra pregunta, más filosófica e inclusive melancólica, la segunda guarda un pequeño giro de tuerca: existen miles de respuestas y caminos. Cuando se trata de  "enganchar" con publicidad, especialmente a los nuevos clientes:  la generación Z o a los millenials, el asunto se vuelve muy complicado. Ambas generaciones nacieron con el internet, por lo que atraerlas con métodos publicitarios del siglo pasado ya no resulta una opción. La nueva vía para "seducir" a los clientes está en la innovadora experiencia inmersiva.

Portales WiFi para tu tienda

art film GIF

Tanto la exaltación de sentidos como emociones, la experiencia inmersiva tiene algo que la antigua publicidad no tiene: empatía e interacción. Así es, ahora la publicidad busca adaptarse al cliente y no viceversa, por lo que cuando se trata de marketing, la industria tiene sus ojos en dos tipos experiencias:  la realidad virtual y la realidad aumentada. La primera caracteriza por ser un espacio digital que suple al real mediante la utilización de herramientas como las famosas gafas de realidad virtual. Actualmente, este medio se encuentra en su apogeo y ya se ha empezado por utilizar en el mundo comercial, especialmente en la promoción de marcas o videojuegos.

sears tower 3d GIF by TMVRTX

La segunda se caracteriza por representar contenido digital superpuesto en un espacio real. Al igual que su "hermana", ésta también se encuentra en su apogeo y cada vez atrae a más empresas y clientes. Hasta el momento, el uso de ambas tecnologías ha sido experimentado como el marketing más emocionante y, con ello, más exitoso.

Sin embargo, no todo resulta tan optimista como se escucha. Ambas experiencias inmersivas tienen un oscuro secreto: necesitan  tiempo, dedicación e importantes sumas de dinero. Su uso representa un riesgo que tal vez no muchos quieran aceptar. Y allí, todavía continúa una pregunta: ¿valdría la pena aceptar el riesgo?