SEO y SEM para amateurs: cómo emplearlo en tu empresa

SEO y SEM para amateurs: cómo emplearlo en tu empresa


El SEO (Search Engine Optimization) es una práctica en el trabajo de optimización de una página que consiste en obtener tráfico orgánico de los motores de búsqueda para mejorar la posición de un sitio, basándose en el análisis de palabras clave, creación de contenidos, optimización de contenidos y construcción de enlaces para lograr la visibilidad que tu sitio web o tu empresa necesita.

En la actualidad, el SEO es considerado parte esencial en la elaboración o modificación y mantenimiento de campañas en internet y páginas Web, ya sea para mejorar su difusión o para darse a conocer.

 

Para que el SEO sea un éxito, hay que seguir una serie de requisitos:

  1. Define tus metas: debes conocer tus objetivos, ya sea como sitio o negocio. ¿Quieres que tus ventas aumenten a partir de tu sitio? ¿O prefieres aumentar el tráfico y generar lectores? Si defines esto, sabrás cómo y para qué trabajar.

 

  1. Conoce y define tu público: con esto, podrás destinar los contenidos a las personas que tienden a buscar lo que haces o vendes.

 

  1. Crea un calendario de publicaciones: el orden es tu arma más poderosa al momento de saber qué quieres, por ello es importante un calendario de publicaciones, donde destinarás tiempo para pensar qué quieres decir, cuándo lo harás y con qué objetivo; y con ello, lograrás una base de visitantes y/o consumidores.

 

  1. Analiza y revalúa: es completamente necesario analizar aquello que nos funcionó en el SEO de nuestro contenido para poder repetir la estrategia y evitar aquello que no nos funciona. Para ello, es vital observar el flujo de las estadísticas que generan. A buenas medidas, buen éxito.

 

A partir de ello, dividimos el SEO en dos partes:

  • On site: donde nos preocupamos por la relevancia. En ella van incluidas la optimización de keywords, el tiempo de carga, la experiencia del usuario, el formato de las urls y la optimización del código.
  • Off site: donde nos preocupamos por los factores externos a la página web que trabajamos. Aquí nos preocupamos por el número y la calidad de los enlaces, la presencia en redes sociales, la presencia en medios locales, la autoridad de la marca y el rendimiento en los motores de búsqueda.

 

Algo para recordar: SEO y marketing de contenidos son dos estrategias que se complementan. SEO no existe sin contenido. Si logras la fusión de ambas de manera armónica, lograrás excelentes posiciones en los motores de búsqueda.

 

Por otro lado, el SEM (Search Engine Marketing) se encarga específicamente de las campañas de anuncios en buscadores, o bien, cualquier acción de marketing en los buscadores (pagado o no) para optimizar la visibilidad y accesibilidad de los sitios y páginas web.

 

Para ello, te mencionamos algunas ventajas de aplicar esta técnica en tu sitio web:

1.- Es una herramienta que te permite llegar a un público cualificado, lo que te generará miradas de personas interesadas en lo que tienes.

2.- Si tienes claros los objetivos de tu negocio, el SEM te permitirá alcanzarlos, ya sea generando ventas o adquiriendo clientes.

3.- Ganas visibilidad, y con ello, posicionamiento en los motores de búsqueda. ¿Y sabes algo más? Cuanto más te busques, más conciencia de marca tendrás.

4.- La estrategia es altamente medible, por lo que podrás tener un acceso amplio a las características de tus visitantes.

5.- Es barato y ganas más de lo que inviertes. Claro, si tus campañas están optimizadas.

 

 

¿Estás listo para aplicarlas en tu empresa?